Inicio Opinión ¿POLÍTICO O POLÍTICA?

¿POLÍTICO O POLÍTICA?

por Andres Ortega

Por: Edwin Mosquera G.

Entre gallos y medianoche salen los rostros para las candidaturas a los comicios electorales, algunos sin vergüenza posan en fotos y se llenan la boca de beneficiar al pueblo que le elija, otros en cambio hacen cuentas de que tendrán un sueldito a vaca por 4 años, y uno que otro muy identificado de su convicción y don de servicio tiene los pies puestos en el suelo y los huevos para expresar lo que siente y piensa.

Vamos por partes, hay que tener en cuenta dos términos que se han prostituido y desconocido por casi todos los suplicantes la política y lo político, no es nomas de anda abrazando a todo el mundo, saludando a diestra y siniestra inclusive besando a todo niño mocoso en las comunidades para llegar al puestito.

Lo político es una condición de interacción entre pares, siendo esto la necesidad de vivir en sociedad, el establecimiento de parámetros de conducta social, la igual formal y material en su participación y actuación; entendiendo que lo político no es una cualidad de ningún sujeto si no la descosificación del sujeto per se.

Por otra parte, la política debe cumplir ciertos lineamientos pragmáticos; se basa en, trata de, y nace en; siendo estos “La política se basa en el hecho de la pluralidad de los hombres”; “La política trata del estar juntos los unos con los otros de los diversos. Los hombres se organizan políticamente según determinadas comunidades esenciales en un caos absoluto, o a partir de un caos absoluto de las diferencias”; y “esto no es así; el hombre es a-político. La política nace en el entre los hombres, por lo tanto, completamente fuera del hombre. De ahí que no haya ninguna substancia propiamente política. La política surge en el entre y se establece como relación” cumpliendo la condición de arendtniana.

Entonces en breves rasgos la política no es la última instancia para asegurar un puesto de trabajo o cargo público, peor aún invertir en una campaña auspiciada esperando llegar a un cargo y recuperar lo invertido más los interés y costas, sino más bien el don de servicio a la sociedad, el político no tiene que ser carismático, no tiene que ser la monedita de oro de nadie o peor aún el que abraza y besa a los niños con mocos, debe ser el personaje sapiente frio y calculador que vele por el beneficio de sus electores con capacidad para discernir y planificar, no el bonachón saludador que oculta lo de payaso y ladrón……

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y el manejo de sus datos por parte de este sitio web.