Inicio Entretenimiento Sesenta y uno más uno, la suma de la resta

Sesenta y uno más uno, la suma de la resta

por Andres Ortega

– ¡Qué más, compadrito Indiscreto! ¿Qué anda haciendo, ah?

– ¡Qué tal, compadre Ulbio! Aquí nomás, tratando de resolver un problema matemático.

– Me admira, compadre; pero le felicito. Es bueno ejercitar la mente. Y, ¿está difícil o qué?

– Bueno, yo sí sé la respuesta; ño que no entiendo es el proceso.

– ¡No me diga que está resolviendo un trinomio cuadrado perfecto del Álgebra de Baldor!

– No, compadre; si solo es una simple y vulgar suma, que hasta un niño pequeño la resolvería.

– ¿Y cuál es la suma?

– Sesenta y uno más uno.

– ¡¿Sesenta y uno más uno?! ¡Pero si está facilito! ¡Sesenta y dos, pues!

– Eso sí sé, lo que no entiendo es cómo los encargados de la publicidad de las fiestas de provincialización no han resuelto esta suma; han puesto: 61 + 1, pero no ponen la respuesta.

– A lo mejor con ese uno se refieren a algún colado que no quieren que esté en la fiesta, algún innombrable o alguien que no fue invitado pero está de colado.

– Pues no fue solo uno el que no está invitado; fuimos muchos los que no hemos sido invitados.

– A ver, a ver… ¿Cómo está eso de que muchos no fueron invitados?

– ¡Claro pues, compadre! No hemos sido invitados los productores, los artesanos y los artistas de nuestra provincia. ¡Todo mandan a hacer afuera! ¡Todo traen de afuera! No hay apoyo a la gente de Pastaza.

– ¡Oiga, no pues, compadre! ¡Cómo va a ser posible que la máxima institución provincial no apoye a su propia ciudadanía!

– Pues, así es compadre. ¡¿Acaso las fiestas no son para la reactivación económica?! Entonces, ¿por qué rayos se ocupa a la gente de aquí y más bien se beneficia a gente de afuera.

– Como que aquí no hubiéramos gente que podemos hacer lo mismo…

– Claro pues, ven que estamos pasando por momentos muy duros y ni aún así dejan de actuar de la misma manera. Las festividades, compadre, deberían enfocarse en la gente de aquí, de sus necesidades. Deben ser útiles no solamente como diversión, sino como parte fundamental de la recuperación.

– Tiene toda la boca llena de razón, compadre; que la plata se quede aquí, circulando en nuestro medio, mejorando nuestra economía.

– Así es, compadre, si el dinero de nuestros presupuestos se va para otro lado nuestra provincia se empobrece más y más.

– Como usted mismo dice, compadre, que nuestros políticos más lo que luchan porque venga plata a nuestra provincia; pero apenas llega la mandan de regreso… ¡No hay derecho!

– Así es, compadre; nos falta sensibilizarnos. Y si los recursos son escasos por la crisis, con mayor razón debemos cuidarlos al máximo y tratar de que circulen más tiempo entre nosotros.

– Sí, compadre; por lo menos un poquito que nos tocara a los artesanos, a los artistas. A los agricultores, a los comerciantes; sectores tan golpeados por esta pandemia.

– ¿Ve compadre? De nada vale que sumemos sesenta y uno más uno si lo que realmente estamos haciendo es restando. Tanto así que vamos a llegar a la conclusión de que sesenta y uno más uno es igual a cero.

– Aunque hay algunitos que andan diciendo que lo de 61 + 1 es por darle énfasis a la lista 61; o sea pura propaganda política.

– ¿Y qué quiere decir con eso? ¿Qué las próximas fiestas serán 61 + 2 y luego 61 + 3 y así sustantivamente? No ve que el señor prefecto dice que es al estilo Japón, que realizó las olimpiadas 2020 + 1…

– ¿No será otro cuento chino?

– Más bien un cuento japonés. Pero bueno, yo no creo que lo que se haya hecho se lo hizo con mala intención; pero hay que reflexionar las cosas antes de hacerlas, tratar de obtener el mayor beneficio posible para la ciudadanía local.

– Hace falta más creatividad.

– Aunque eso es como pedirle peras al olmo; pero ojalá para las próximas fiestas se pongan las pilas y presten más atención a su gente; para que todos podamos gritar con alegría:

¡QUÉ VIVA PASTAZA POR SIEMPRE!

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y el manejo de sus datos por parte de este sitio web.